El SAT tiene acceso a toda tu información financiera a partir del momento que tienes RFC, así que todas las tarjetas de débito y crédito a tu nombre se apegan a esta legislación, incluida Fondeadora. 

Solamente podrías verte afectado en caso de presentar discrepancias fiscales en tu declaración. 

¿Encontró su respuesta?